65 AÑOS PERDIDO

(por Santiago Marcuzzi)

El 22 de marzo de 1950, hace ya 65 años, 3 aviones Avro Lincoln de la base aérea de Villa Reynolds, realizaban un vuelo, ordenado por la superioridad, entre Rio Gallegos y Ushuaia. Durante el vuelo un fuerte temporal de nieve con vientos de más de 200 km/hs. los sorprende quedando a la deriva. Dos de ellos pudieron regresar pero el tercero desapareció dando su última posición, el lago Fagnano. Inútiles fueron todos los esfuerzos realizados para dar con el paradero de esta máquina pasando a formar parte de casi una leyenda dentro de la Aeronáutica Argentina. El avión era el Avro Lincoln B-019 integrante de una flota de bombarderos pesados que la Argentina compró a Inglaterra después de la segunda guerra mundial con la tecnología que en esos años se podía pretender. En el avión iban 11 tripulantes, de los cuales uno era Sanjuanino, el sub-oficial José Enrique Marcuzzi.

Este hecho quedó en el silencio durante muchos años hasta que en 1983 una noticia sin mucha resonancia daba cuenta que una expedición de la Universidad de Magallanes de Chile había encontrado en la Cordillera Darwin de aquel país, restos que más tarde se confirmó que eran de ese avión Argentino. En esa oportunidad no se encontraron restos humanos, tomando conocimiento de esto las Fuerzas Aéreas de Chile y Argentina.

El 16 de marzo del 2009, una expedición de unos andinistas chilenos, encuentran en la morrena de un glaciar del Fiordo Parry, distintas partes del Avro Lincoln B-019 accidentado y también diversos restos óseos en principio de sus tripulantes. Este hecho se ubicó en el extremo sur oeste de la Isla Grande de Tierra del Fuego en territorio Chileno. El descubrimiento fue reconocido por la Fuerza Aérea Chilena y comunicado a su par Argentino.

Aquí comienza para los que somos los parientes directos de los tripulantes del avión, una esperanza concreta de reencontrar algo de nuestros seres queridos.

Este hallazgo nos lleva a agruparnos en una comisión de familiares con el objeto de estrechar vínculos y aprobar gestiones iniciadas en abril del 2009 ante autoridades Argentinas y Chilenas con el objeto de repatriar los restos de nuestros familiares accidentados en el avión.

Desde la comisión de familiares y durante los años transcurridos, se redactaron más de cien notas y se realizaron arduas gestiones y entrevistas presentando todo tipo de documentación y fotografías ante los presidentes de Chile y Argentina, los jefes de las Fuerzas Aéreas de ambos países y los Ministros del Interior y de Relaciones Exteriores de Argentina.

Pasaron los años desde que comenzamos a realizar estas gestiones sin obtener respuestas concretas a nuestros pedidos. Estos nos preocupaba, ya que hemos aportado ideas y documentación y nos costaba creer que aspectos burocráticos o quizás de diferencias políticas, pudieran ser más fuertes que una solicitud fundada en el respeto por los derechos humanos. Todo esto por querer reencontrarnos con algo que nos pertenece como son nuestros familiares fallecidos en cumplimiento del deber y miembros activos de la Fuerza Aérea Argentina, quienes en 1950 eran pioneros al servicio de su Patria.

Se cierra una historia
A mediados de marzo de este año, algunos de los familiares de los tripulantes del avión pudieron concretar el anhelo de todos, trasladarse hasta el lugar del accidente para rendir un homenaje póstumo a nuestros familiares.

Homenaje en Tierra del Fuego - marzo 2015

Homenaje en Tierra del Fuego – marzo 2015

Para llegar al sitio donde se encontraban los restos, se contó con la colaboración de baqueanos del lugar quienes aportaron la logística, material necesario y embarcaciones. En el lugar se colocó una cruz con placas que testimonian el homenaje de familiares e Instituciones varias. Se concluyó el acto elevando oraciones por las almas de los difuntos.

El 22 de marzo pasado, aniversario del accidente, se realizó un homenaje póstumo para despedir los restos de nuestros familiares. El lugar fue la 5ta Brigada Aérea con asiento en Villa Reynolds de San Luis. A este emotivo acto asistieron familiares de los 11 tripulantes del avión llegados de distintas provincias Argentinas, amigos, camaradas, el capellán de la base y una formación de personal de la misma.

Homenaje en Villa Reynolds - marzo 2015

Homenaje en Villa Reynolds – marzo 2015

El acto se realizó en el parque de la base aérea frente a un avión gemelo del caído en el sur, expuesto como recuerdo a los mismos.

Durante la ceremonia se entregó en custodia a miembros de la base, una urna conteniendo restos de la tragedia y se descubrió una gran cruz con plaquetas adheridas que testimonian el homenaje. El capellán de la base bendijo estos objetos y rezó un responso por el alma de los caídos.

Luego de palabras alusivas por parte del Sr. Elvio Mendioroz, hijo del piloto del avión caído, se realizó un minuto de silencio con el toque de clarín por parte de un miembro de la base.

Queda así cerrado un hito histórico de nuestra aviación militar, desconocido hoy no solo por las nuevas generaciones, sino también olvidado por quienes tendrían que dar hoy una respuesta concreta a los familiares de los tripulantes y a toda la sociedad. Una acción de honor a quienes quedaron sepultados en los hielos eternos de nuestra hermana República de Chile cumpliendo con un patriótico deber

 
 

Santiago Marcuzzi
Hermano del suboficial José Enrique Marcuzzi
Tripulante del Avro Lincoln B-019
 
 
(Publicado también en Diario de Cuyo)
 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s